Translate/Traducir

¿Por qué y cómo viajar?

Antes que nada quiero compartir con ustedes ésta película: 
http://www.youtube.com/watch?v=2T9Ju3Aer9g  


Viajar me ha mostrado una cara de la vida que no conocía y ni siquiera imaginaba que podía llegar a descubrir. Vivir de viaje me ha llevado encontrarme con migo mismo haciendo realidad eso que alguna vez solo habían sido pensamientos, anhelos, sueños ni mas ni menos, a veces leyendo blogs o revistas o libros, mirando documentales o programas de viaje, escuchando música, radio, etc.
En el viaje uno siempre encuentra la manera de conectarse con uno mismo. Creo que sin importar que distancia se recorra sobre la superficie, el camino más profundo es hacia el interior.
Pero siempre hay que estar atento a quienes nos rodean, por que de todos los que se cruzan en nuestros caminos, algo aprendemos. Yo creo, y confío, en que cada persona que llega a nuestras vidas lo hace por alguna razón. Sin importar cuanto tiempo se queden, si son para bien o mal, algo nos van a dejar. Y entre esos que fueron apareciendo en mi vida, encontré lo más lindo y que siempre menciono como, hasta ahora, mi mejor aprendizaje. Hablo de una forma diferente de relacionarse con esas personas. Una forma distinta a las que estamos acostumbrados.
Sobre todo entre viajeros. Cuando estas en un momento cumbre de tu vida, en que la felicidad es plena y todo lo que haces es con el mas puro amor y encontrás a otro que está exactamente en la misma situación, la conexión es inevitable.

Imagínense una rutina en la que no hay que cumplir horario laboral, no hay que lidiar con el tránsito para llegar a tiempo, no hay que renegar con los jefes ni compañeros. Imagínense que trabajar no sea siempre con el objetivo de tener mas dinero para tener mas cosas. Imagínense una rutina en la que no tienen que hacer colas para pagar impuestos. Una rutina en la que no tendrán que pelear con Telefónica, Claro, Edenor, la luz, el gas, el agua, etc, etc, etc.

Imagínense un día en su vida en el que el dinero no existe, un día en el que no hay que pagar ni cobrar por nada, ni la cuota de un auto, el préstamo para la casa, la tarjeta, el alquiler, etc, etc, etc.
Bueno, cuando esto me pasó, a la hora de entablar una conversación con cualquier persona - otro viajero en un hostel, un turista 5 estrellas, alguien que me hospedó en su casa, alguien que me llevó mientras hacía dedo - me sentía en un estado de despojo material emocionante. Se trata de estar hablando con un ser humano, y no con lo que tiene o no tiene. Que sin importar tu ropa o tu idioma o tu acento, compartan sus historias y las tuyas, que te quieran contar y te quieran escuchar, y todo siempre con una sonrisa, la sonrisa mas pura del alma, esa que tenemos que buscar en los confines mas profundos de nuestro ser, por que ha sido contaminada y condicionada para quedarse quietita y conforme con lo que le toque.

--¿Que si voy a hacer esto toda la vida?--

No. Y creo que tener eso bien en claro es algo muy producente. No me lo tomo como un juego, pero tampoco como algo eterno. Es una experiencia invaluable, pero tengo bien en claro que no será para siempre. El día que vuelva a la vida rutinaria y citadina, será el día en que me despierte y diga: "Esta vida ya no puede ser mejor", entonces voy a volver para intentar tener la mejor vida en un lugar estable. Volver cuando haya aprendido todo, todo lo que el nomadismo pueda enseñarme.

--Bueno, muy lindo todo, pero... ¿y de qué vivís?--

Particularmente, tuve la suerte de poder trabajar durante dos años antes de salir de viaje. Dos años en los que ahorré para mudarme de ciudad, simplemente para seguir con la misma vida, pero en otro lugar y casi sin darme cuenta terminé viajando y viajando y viajando.
Entonces esos ahorros, todavía me permitían viajar sin tener que trabajar para llegar a fin de mes. Pero he conocido muchas personas que financian su viaje durante el viaje mismo, vendiendo comida, artesanías, trabajando, malabareando, etc.
Por ejemplo, ya trabajé casi cuatro meses en Ecuador, en la ciudad de Cuenca, y déjenme contarles que dejar de ser un turista por un rato y ponerme al ritmo de un trabajo (relajado, pero trabajo al fin) fue una muy grata experiencia.
Mis ahorros llegaron a su fin, y decidí volver a Argentina una última vez por un tiempo, para trabajar, tomar impulso y volver a salir con la intención de permanecer un largo tiempo por otros lados.
En eso estoy ahora.

--Pero entonces... ¿Cuánto ahorraste? ¿Cuánto hay que juntar para poder viajar?--

No se trata de cuanto ahorré, si no de cómo viajo, y existen formas para viajar, comer y dormir sin tener que gastar fortunas. Claro que hay que renunciar a determinadas comodidades, pero.. ¿que otra comodidad mas necesaria que la de un corazón cómodo y contento?

Entonces, retomando lo del comienzo, he tenido la suerte de conocer personas grandiosas, maravillosas, tanto viajeros como residentes de los lugares visitados y me han quedado amigos para toda la vida, gracias a esa nueva forma que encontré de relaciones desinteresadas, incondicionadas y desde el corazón.
A eso le sumo vivir experiencias naturales como las noctilucas y la malicahua.

Una vez, contando esas dos anécdotas, una chica me dijo: "Que vida con suerte la tuya"...
...y yo le dije que no creía que fuera suerte, y que si lo era, había que salir a buscarla, por que esa vida con suerte empieza dónde terminan los miedos y el conformismo.






1 comentario:

Bienvenido a Facundo en el Mundo