Translate/Traducir

viernes, 15 de noviembre de 2013

Veo Veo: Un encuentro... con la montaña.

Mi encuentro con la "montaña que echa humo" (Chaltén)

Uff... he tenido tantos encuentros y reencuentros en lo que va de estos dos años de nomadismo. He conocido a personas que dejan una marca para siempre en timeline de la vida y, creo, que también la he dejado yo. Las huellas más indelebles del camino la dejan las personas, de eso no tengo duda. Eso y la particular comunión que puede generarse entre uno mismo y algo natural (como con las noctilucas o unas cataratas), marcan hitos en el andar que quedan para toda la vida.

Así es que se me puso difícil elegir algo para éste Veo Veo. Pero entre personas, lugares, cosas y fenómenos hubo uno que ganó la pulseada por ser el culpable de que yo haya llegado a esto de escribir para la dinámica de éste mes.






Me acuerdo ese día en que mi primo me dijo: "¿Estás apurado? ¿Por qué no te vas a conocer El Chaltén?
¿Que hay ahí? - Dije yo... "Vos andá". Y ahí me fui. Tan cerca (900km, pero teniendo en cuenta las distancias patagónicas...) y lo único que conocía como Chaltén era una agencia de viajes de egresados, y eso era todo.
Recuerdo haber visto desde la ruta la silueta indisimulable (palabra nueva) de las montañas y haber pensado "Mirá con lo que me encontré" y ni hablar con todo lo que me encontraría después. Así que en definitiva a partir de éste lugar todo lo que vendría a mi vida serían encuentros. Han sido dos años de encontrar, encontrar y encontrar.

El Chaltén. Justo ahora, dos años después de que empezara todo esto de andar de viaje, de acá para allá y de allá para acá, justo ahora fue que volví a lo inicios. Volví a casa después de dos años y volví al lugar en dónde todo cambió.

¿Qué cómo es eso de un encuentro con una montaña? Y si, es eso. Alguien que haya conocido El Chaltén entenderá lo que quiero decir. Todo lo que hay y lo que se ha creado en torno a la montaña, el ambiente y la magia del pueblo pequeño incrustado al pie de una formación rocosa que alberga glaciares, lagos, lagunas, ríos, fauna y flora de una belleza excepcional. Las vidas que se ha cobrado y el desafío que representa para los alpinistas de todo el mundo.
Llegar a El Chaltén es mucho más que solo conocer un nuevo lugar. Al menos a mi me cambió la vida. Me hizo entrar en un mundo que ni sabía que existía, nada más ni nada menos que esto de los viajes y de la gente que anda por ahí dando vueltas por el país, el continente y el mundo.



Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que lo vi y me quedé sin palabras.
Y hace poco me lo encontré después de casi dos años y volví a quedarme sin palabras, pero me salieron muchas lágrimas, solo por volverlo a ver.
Pero no quiero ponerme a dar datos técnicos ni turísticos ni tampoco a escribir muchas historias.
Solo quiero contar que todos los días miro por la ventana, abro la puerta y está ahí, en lo alto, silencioso, imponente, majestuoso, eterno y el solo hecho de mirarlo me hace feliz, me hace sentir bien.
Ya he conocido varios lugares y, hasta ahora, sigo poniéndolo en el primer lugar y vuelvo a elegir su entorno para quedarme quieto un tiempo, mientras trabajo y descanso la mochila.

Y esas son las insuficientes palabras que encuentro para describir Un Encuentro... Un Encuentro con la montaña.





















¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

¿Querés  leer más Veo Veos? Los podés encontrar acá:

Caminando Por El Globo  
Amneris Mazzeo
Virginia Sanz  
Tentación Creativa
Soñando Por El Mundo 
Aye Romano  
Paper Versos
Maru Otero
Mi Vida En Una Mochila
Natalia González Sañudo
Dale Viaja
Cruzar la Puerta
Hey Hey World
La Zapatilla
Ir Andando
Con los pies por la Tierra
Días Nómade
Tintin Round The World

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si "Mi lugar en el mundo", por que todavía me falta mucho por conocer, pero se parece... =)

      Eliminar
  2. Un encuentro muy especial sin duda. Después de leer tu artículo yo también siento que tendría que salir al encuentro de esa montaña. ;-)

    Un saludo,
    Sonia.

    ResponderEliminar
  3. Que lindo! yo siempre rumbié pal norte, pero me diste ganas de conocer ese lugar... también quiero conocer Torres Del Paine, del lado chileno. Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Uuuuf coincido con vos, ese lugar te deja sin palabras. Tendré que volver, porque la verdad es que fui de chiquita, y las sensaciones son siempre distintas. ¡Gracias por ser parte del veo veo de este mes!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Yo fui al Fitz Roy antes de las Torres del Paine y también descubrí el Encuentro con la Montaña! Bello.
    La naturaleza siempre nos deja boquiabiertos :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Facuuuu! Qué bello cómo lo describiste, todavía no encontré "ese lugar" para mí pero entiendo perfectamente tu sensación. Y hablando de "El Chaltén" en sí, todavía no tuve la suerte de conocerlo, ni conocer bien bien nuestra Patagonia. Probablemente lo haga este verano pero veremos si se me da.
    Muy lindo veo veo y cómo supiste describir lo que te pasa cuanod llegás a tú lugar.
    Beso enormeeeeee.

    Angie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso de éste es que fue el primero que conocí, y siempre estuvo tan cerca.... Muchos encuentran su lugar después de andar mucho, y conocer miles de lugares, pero como dice La Sole... "Estaba donde nací lo que buscaba por ahí"

      Eliminar
  7. casi suena a "tu lugar en el mundo"... o uno de varios por lo menos =)

    ResponderEliminar
  8. va de nuevo por ser borrado jajajaj Más que tu lugar en el mundo... uno de ellos =)

    ResponderEliminar

Bienvenido a Facundo en el Mundo