Translate/Traducir

viernes, 15 de noviembre de 2013

Veo Veo: Un encuentro... con la montaña.

Mi encuentro con la "montaña que echa humo" (Chaltén)

Uff... he tenido tantos encuentros y reencuentros en lo que va de estos dos años de nomadismo. He conocido a personas que dejan una marca para siempre en timeline de la vida y, creo, que también la he dejado yo. Las huellas más indelebles del camino la dejan las personas, de eso no tengo duda. Eso y la particular comunión que puede generarse entre uno mismo y algo natural (como con las noctilucas o unas cataratas), marcan hitos en el andar que quedan para toda la vida.

Así es que se me puso difícil elegir algo para éste Veo Veo. Pero entre personas, lugares, cosas y fenómenos hubo uno que ganó la pulseada por ser el culpable de que yo haya llegado a esto de escribir para la dinámica de éste mes.





viernes, 1 de noviembre de 2013

Dos años después

Me di cuenta ayer, recién ayer, mientras estaba atrincherado en el fondo de mi campera de invierno, de la que a duras penas asomaba tímidamente el dedo pulgar cada vez que pasaba un vehículo en esa dirección norte que nunca puedo evitar por ser de tan al sur. Estaba haciendo dedo en el mismo lugar, el mismo día, a la misma hora, pero dos años después. Dos años después de haber andado y desandado esta gran sudamérica. Dos años después de haber recorrido (si no le pifio mucho) alrededor de 35.000 km entre idas y vueltas. Dos años después estaba en el punto de partida, ahí dónde había estado cuando todavía ni sabía, ni esperaba, ni imaginaba todo lo que iba a venir.