Translate/Traducir

viernes, 31 de mayo de 2013

Brasil (la verdad de la milanesa)

Volvía. Lo sentía, lo anhelaba, lo soñaba. Volvía a Colombia desde Brasil. Cumplía otro objetivo inmenso que me había propuesto unos meses atrás. Volvía al país de dónde no debí haberme ido, o al menos no debería haber entrado al aeropuerto para terminar en Buenos Aires después del frustrado viaje a Austria por culpa del fatídico paso por Panamá.

Pero antes de entrar en Colombia no puedo pasar por alto las sensaciones que me dejó Brasil, o más que sensaciones, mejor dicho, la verdad del backstage.
Brasil anda por la vida y por el mundo disfrazado de carnaval. En cualquier sillón, de cualquier casa, de cualquier ciudad, de cualquier país del mundo al que llegué una imagen de tv, noticia en la radio, columna de un diario, o la clase de noticia que fuere, Brasil siempre vende carnaval, sonrisas, fútbol, alegría y pasión. El conocimiento general y colectivo afirma que Brasil es un país alegre que vive de fiesta entre concheros, caipirinha y balonpié. Que los hay, los hay! Pero yo le esquivé a eso y me fui en busca del Brasil profundo, ese que no sale en Lonely Planet (eso sí, primero me dí el gusto y me fui de parranda por Curitiba, Río de Janeiro y Sao Paulo).

martes, 21 de mayo de 2013

Un día por el Río Amazonas

Amanece el Amazonas y te regala la verde espesura de su selva, los blancos y grises de sus nubes, el río espejado, delfines y un café sentado en proa servido con los rayos tenues de un sol tímido, escondido.










miércoles, 8 de mayo de 2013

Amazonas parte 4: Manaus - Tabatinga

Y llegó lo último. El último viaje en barco a través del Amazonas. Seis días a bordo, nada mas ni nada menos y empezaron así.
Me las rebusqué para poder conseguir una autorización e ingresar al puerto, subir al barco que quería tomar y hablar con la administradora e hija del dueño, para convencerla de que hacer un intercambio entre descuento en el pasaje y publicidad de su barco en mi blog. Y lo conseguí. Como verán, cumplo con mi palabra y a la derecha de la pantalla pueden ver el logo de la compañía Itaporanga y sus datos. Mitad de precio y la incredulidad, mezclada con un poco de envidia, de mis gringos compañeros de viaje, que juntos llegan a la conclusión de que "eso es cosa de argentinos".

sábado, 4 de mayo de 2013

Amazonas parte 3: Santarém - Manaus

Y llegué a Santarém, después de 5 días a dedo y unas últimas 12 horas de bus (por esas cosas del clima).
Hace rato que se acabó eso de las ciudades limpias y prolijas de Brasil. Santarém es un desastre. La basura, la mugre y los buitres, en el paisaje, se sobreponen a los kilómetros de pintorescos barcos atracados en el puerto. El calor y la humedad son insoportables. Llego a las 12 en punto del mediodía, busco un hotelucho de esos que me sientan bien, y salgo a hacer las averiguaciones por los barcos a Manaus y a recolectar información sobre Alter do Chao, el paraíso prometido por mi amigo L´erne.
Barcos todos los días, como la lluvia. Otra vez el aguacero y la noticia de que Alter do Chao prácticamente no tiene playas ni lugares para acampar, por esto de que sigue y sigue lloviendo. Entonces, ante la imposibilidad de disfrutar a pleno de playas y días de acampe solitario, comiendo frutas y castañas de los árboles, decido que Alter do Chao quedará para otro viaje.