Translate/Traducir

sábado, 9 de marzo de 2013

¿Se puede ser parte?


Un tiempito atrás, mientras estaba en Argentina, surgió en una conversación la historia de cuando tomé Malicahua y Ayahuasca. Y como suele suceder con estos temas, fue muy interesante la discusión sobre el por qué ir tras esa vivencia.
Yo no estoy de acuerdo con todo ese debate que se suscita cada vez que surge el tema de las plantas alucinógenas que para ciertas culturas son algo sagrado y ancestral.
Lo más común es encontrarse con alguien que critica el hecho de consumirlo solo como una experiencia alucinógena, alegando que esas plantan contienen una espiritualidad de la que no todos somos dignos. Que es un ritual nacido en comunidades milenarias con una cultura que no conocemos, y que por lo tanto, no deberíamos acceder a eso solo por mera curiosidad.
Entonces, el argumento es muy contundente e impone la idea, o la concepción, de que para ser merecedor de la Ayahuasca o la Malicahua, uno no debería pagar por hacerlo, tampoco ir en busca de eso preguntando a todo el mundo en dónde encontrarlo, si no que sería mejor ir a convivir con una comunidad un tiempo considerable, conocerlos, "formar parte de su cultura".
Y remarco "formar parte de su cultura" porque ahí está mi contrapunto. Considero que no se puede formar parte de una cultura a la que se va a conocer, visitar o convivir por dos semanas, dos meses, dos o diez años. Si uno vuelve a su casa, a su país, con su familia, nunca fue parte de esa cultura, solo fue un visitante, cualquiera halla sido la cantidad de tiempo que permaneció. Si uno se va y vuelve a Argentina, Filipinas, Mongolia, México, Bélgica, o de dónde quiera que sea, es esa la cultura a la que perteneció, pertenece y pertenecerá, y si estuvo en la selva, con los Shuar, los Aymara, o cualquier comunidad amazónica, sólo fue de paseo, pudiendo conocer mas profundamente, o no tanto, ese mundo tan diferente de las sociedades a las que está acostumbrado y de las que realmente forma parte.
Yo viví por cinco meses en Ecuador y no considero en lo más mínimo que haya formado parte de la cultura del país, si de la sociedad, y fui parte de la ciudad dónde vivía y de su rutina, pero la cultura es algo mucho mas profundo. Incluso viviendo ahí, siempre preferí desayunar con mate que con café ecuatoriano.
En fin, creo que si alguien quiere ser parte de una determinada comunidad selvática para ser digno y merecedor de la experiencia con esas plantas, debería elegir a esa comunidad para ser un miembro de ella el resto de su vida, hasta el día de su muerte. Y creo que deben existir muy pocas, o ningunas,  personas en el mundo que hayan dejado todas sus posesiones mundanas y materiales para vivir para siempre en la selva. Las plantas están ahí y tenemos acceso. Depende de cada persona el contexto, el ámbito dónde lo realice y el motivo y la inspiración por la cual va en busca de ellas.

Yo atravesé todo Perú esquivándole a la venta de la Ayahuasca como si fuera pan caliente. Había investigado mucho, había intentado aprender acerca de eso antes de salir de viaje, y era algo que yo quería hacer, pero que no estaba desesperado por encontrar, mas bien deseaba que se me presentara la oportunidad. Y así fue. Un día me visitó mi amigo Bernhard antes de volverse a Austria y me contó que lo habían invitado a la selva, que iba a ir unos días y que esperaba poder tomar Ayahuasca. Entonces me díó el contacto, y dos meses después, cuando volvía a las rutas fui.

Lo importante, creo, que es no tomarlo como una diversión. Para mi no era solo una experiencia alucinógena. Yo estaba transitando el mejor momento de mi vida, estaba en la cumbre de la felicidad y la satisfacción personal, hasta ahora. Y a sabiendas de que la planta proveía un viaje espiritual, interior, hacia lo mas intenso del ser humano, me pareció el momento perfecto. Así que por eso me resisto a la crítica del que pone como base para la experiencia el "formar parte, o no, de una cultura".

1 comentario:

  1. hola facu como estas? me parece buenisimo vivir todas las experiencias y mucho mejor cuando forman parte de una cultura, de cierta forma es compartir y conectarse con ellos...besotes :)
    DAI

    ResponderEliminar

Bienvenido a Facundo en el Mundo