Translate/Traducir

miércoles, 20 de febrero de 2013

Una re-vuelta


La vuelta inesperada al país me trajo, de sorpresa, una vuelta por lugares ya conocidos, y otros no, pero que esta vez iba a descubrir con otros ojos. 
Volví a Córdoba después de cuatros años sin visitar la provincia mediterránea. Conocí Santa Fe, mis pagos por herencia materna. Y por supuesto también vale mencionar el reencuentro con familia y amigos.
Así que estos son algunos lugares que tuvieron el honor de ser visitados por mi durante poco mas de estos dos meses en Argentina. 

Carnerillo es un pueblo de la provincia de Córdoba, ubicado al centro sur de la misma, a una hora de Río Cuarto y a 3 de la capital provincial. He visitado el pueblo de 2000 habitantes innumerables veces. Siempre igual, la misma gente, los mismo viejos, los mismos perros.
Es la clásica postal de esos pueblos que parecen dormir una siesta eterna, pero que esta vez pude ver con ojos diferentes. No solo por haber vuelto convertido en un viajero, si no que esta vez también vine acompañado de una cámara que me permitió ver más de lo que se ve a ojo de buen cubero.






También me dí una vuelta por Nono, dónde toda la vida del pueblo empieza y termina al rededor de la plaza y su paseo de artesanías. Mucho aire, mucho verde, mucha paz, mucha nada más allá de esa plaza.



De esos almacenes a la antigua



























Y así, casi sin quererlo ni pedirlo me di una vuelta por Santa Fe. Me enteré que a los santafecinos les puede faltar cualquier cosa, menos el liso (cerveza). Vi que les gusta mucho la pesca, pero que poco cuidan los ríos. También tuve la suerte de que justo el día después de que llegué, el padre de mi amiga Florencia, Don Trioni, se iba a pescar al Arroyo Leyes, y me invitó, y ahí fui.

Nunca me había subido a una lancha





















Devolviendo al pequeñín

Nunca había visto lechuzas, no así

Santa Fe



Rosario







































































































Y volví a Córdoba capital después de siete años...



























Y viajé en tren, por primera vez en mi vida, hasta Villa María...

Nunca había viajando en tren...

...y en el último vagón.


























Y me esperaba mi viejo en Potrero de Garay...































Y ahora me espera Misiones, las cataratas y Brasil.

Buen viaje y salud!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a Facundo en el Mundo